PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 5720-D-2018
Sumario: EXPRESAR RECHAZO POR LA DEGRADACION A SECRETARIA DEL MINISTERIO DE SALUD DE LA NACION.
Fecha: 12/09/2018
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Expresar el profundo rechazo a la degradación de la categoría del Ministerio de Salud, el que mediante Decreto 801/2018 quedó subsumido como una Secretaría bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


El Gobierno nacional oficializó los cambios en el organigrama ministerial. El nuevo Gabinete quedará conformado por diez Ministerios y la Jefatura de Gabinete. A través del Decreto 801/2018, se eliminó el Ministerio de Salud, el cual quedó subsumido como una Secretaría bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social. El Decreto dispuso que Adolfo Rubinstein, ex ministro de Salud, pasara a desempeñar el cargo de Secretario de Gobierno de Salud, en dependencia de la ministra Carolina Stanley.
El área de salud recibió por primera vez rango ministerial en 1949 bajo el Gobierno de Juan Domingo Perón. Asumió al frente de esa cartera Ramón Carrillo. Tras esa decisión, las dictaduras de Pedro Eugenio Aramburu y de Juan Carlos Onganía fueron las únicas que rebajaron el área al rango de secretaría.
La idea de Carrillo combinaba una medicina asistencial individual, una medicina sanitaria ambiental y una medicina social que incluía a la familia y la comunidad. Defendió y concilió la asociación de intereses de los tres subsectores de la salud (público-privado-obras sociales). Diseñó una política sanitaria a nivel nacional unificada que arrojó excelentes resultados. En solo dos años, se terminó con el paludismo. El índice de mortalidad por tuberculosis era de 130 por cien mil; en 1954 descendió a 36 por cien mil. Las enfermedades venéreas desaparecieron casi en su totalidad. La lepra fue circunscripta a los leprosarios preparados y habilitados adecuadamente. Se terminó con las epidemias de tifus y se organizó la vigilancia epidemiológica y la medicina preventiva. Las grandes transformaciones realizadas permiten asegurar que casi toda la infraestructura de salud con la que el país cuenta en la actualidad se debe a la presidencia de Juan Domingo Perón y que fue realizada en conjunto con la Fundación Eva Perón y establecida en los planes quinquenales.
El diseño de los organigramas de un Gobierno constituye la visibilización de aquellas áreas que éste considera prioritarias y a las que decide jerarquizar. Eliminar el Ministerio de Salud de la Nación como tal y darle un rango inferior desnuda una perspectiva política opuesta a la consideración de la salud como derecho humano fundamental. Implica un retroceso institucional significativo en la ejecución de los planes, programas y proyectos del área para atender a la población, en especial a los más vulnerables.
Como se informa desde el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), el presupuesto del año 2019 será un proyecto armado a medida de los compromisos asumidos por el Gobierno nacional ante el FMI. Para su cumplimiento, el Gobierno deberá recortar el gasto público en 1,2% del PBI. Es decir, estaría dispuesto a recortar gasto en salud, ciencia, educación, ayudas sociales y obras públicas, entre otras grandes partidas.
En el ámbito de la salud, se planea congelar nominalmente el presupuesto de los 5 hospitales que reciben financiamiento nacional: Garrahan, El Cruce de Florencio Varela, Cuenca Alta Néstor Kirchner, Dr. René Favaloro y Presidente Néstor Kirchner. El congelamiento presupuestario implica un ajuste real del 17% en las partidas hacia dichos hospitales. También se prevé un ajuste real del 19% en el Programa de Desarrollo de Seguros Públicos de Salud. Para entender el impacto del recorte, solo el Hospital Garraham atiende más de 1.600 niños y niñas por día y más de 600.000 consultas ambulatorias por año de distinta complejidad.
La subsunción del Ministerio pone en riesgo el cumplimiento y la continuidad de los programas de salud existentes. En este contexto, el director de la “Dirección de Sida, Enfermedades de Transmisión Sexual, Hepatitis Virales, Tuberculosis y Lepra” del Ministerio de Salud de la Nación, Sergio Maulen, presentó su renuncia. El médico advirtió que su decisión se debía al “recorte en las partidas” que el Gobierno pretende aprobar en el Congreso de cara al Presupuesto 2019. Tras efectivizarse la salida de Maulen, los trabajadores del área emitieron un comunicado en el que sostuvieron que “en este marco de reducción presupuestaria, de fuerte devaluación y de proceso inflacionario, no está garantizada la continuidad de la respuesta en el acceso a la prevención, al diagnóstico y al tratamiento de las personas asistidas por los programas que conforman esta dirección”.
En conclusión, convertir al Ministerio de Salud en una secretaría, como existía antes de la aparición de nuestro primer ministro de Salud, Ramón Carrillo, significa un retroceso en la historia de las políticas sanitarias y tiene como objetivo liquidar direcciones, personal y un recorte presupuestario a los programas de salud, afectando a todos los agentes involucrados en tal área. El Gobierno, en definitiva, destruye el sistema de salud pública que debería garantizar para todos los habitantes.
Por lo expuesto, solicito a mis pares que me acompañen para la aprobación del presente proyecto de resolución.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
MUÑOZ, ROSA ROSARIO CHUBUT TRABAJO Y DIGNIDAD
SNOPEK, ALEJANDRO FRANCISCO JUJUY FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
TUNDIS, MIRTA BUENOS AIRES FEDERAL UNIDOS POR UNA NUEVA ARGENTINA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
ASUNTOS CONSTITUCIONALES (Primera Competencia)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.