PROYECTO DE RESOLUCION


Expediente 3525-D-2018
Sumario: EXPRESAR ADHESION AL "DIA DEL ABOGADO", A CONMEMORARSE EL 29 DE AGOSTO DE 2018.
Fecha: 07/06/2018
Proyecto
La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:


Adherir a las celebraciones que se realizan en nuestro país el día 29 de Agosto de 2018, por el día del Abogado.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


Los argentinos celebramos el Día del Abogado el 29 de agosto, en conmemoración al nacimiento, en 1810, de Juan Bautista Alberdi. Esta fecha fue decidida por la Federación Argentina de Colegios de Abogados – FACA, y comenzó a adoptarse a partir del año 1958, bajo la presidencia de Arturo Frondizi.
Este ilustre pensador argentino residió desde muy joven en Buenos Aires, ciudad en la que desarrolló una importante actividad política, cultural y social. Participó en la fundación del Salón literario y la Asociación de Mayo junto a Esteban Echeverría.
Decidido opositor al gobierno de Juan Manuel de Rosas, debió expatriarse y pasó casi toda su vida en el exilio. En el año 1840 concluyo sus estudios de Derecho en Montevideo. Luego de viajar por Europa y Sudamérica se estableció en Valparaíso, Chile, donde se dedicó a su profesión de abogado con gran éxito, pero sin abandonar la literatura y el periodismo.
Ejerció una gran influencia en las instituciones políticas argentinas. En 1852 escribió Bases para la organización política de la Confederación Argentina, tratado completo de Derecho público americano, prácticamente un borrador de la Constitución Nacional Argentina de 1853. Adherido a la Confederación y enfrentado a la política de Buenos Aires, en 1855 fue nombrado consejero del gobierno del general Justo José de Urquiza y representante plenipotenciario de la Confederación Argentina en la legaciones de París, Madrid y Londres.
Fue autor de numerosos trabajos que incluyen el ensayo, la crítica literaria, la polémica, etc., de los que, además de las Bases, podemos mencionar Las palabras de un ausente, El voto en América, El crimen de la Guerra, Sistema Económico y rentístico de la Confederación Argentina, Preliminar al estudio del derecho. También fue redactor de numerosos periódicos políticos y literarios, publicó una serie de artículos costumbristas bajo el seudónimo de Figarillo, y escribió una crónica dramática sobre la Revolución de Mayo.
Junto a Domingo Sarmiento, fue uno de los intelectuales más importantes e influyentes de Argentina y América Latina durante el siglo XIX. Muchas de sus ideas y propuestas se plasmaron en el régimen político que se consolidó en los 80. La derrota de Urquiza ante Bartolomé Mitre en la batalla de Pavón (1861) lo obligó a prolongar su exilio, permaneciendo en Francia.
Recién en 1879, cuando estaba a punto de cumplir los 70 años, Alberdi regresó a su patria, después de pasar 41 años en el extranjero. Luego de pronunciar una conferencia en la Facultad de Derecho de Buenos Aires “La omnipotencia del Estado es la negación de la libertad individual”; volvió a París, donde murió, en una casa de salud del suburbio de Neully Sur Seine, el 29 de junio de 1884.
Aunque vivió gran parte de su vida fuera de la Argentina dejó grandes lecciones de civismo y jurisprudencia, además de ser un acérrimo defensor de la paz y el sistema republicano, diseñó con sus ideas un modelo de país sobre el respeto de los derechos individuales, principios que fueron tenidos en cuenta para la cimentación del país en que hoy habitamos.
La abogacía no es tan solo una carrera ni un oficio, interviene más allá de una simple aplicación de normas, es tal vez una de las actividades que tiene mayor repercusión en la sociedad. Ejercer la abogacía es una actividad muy vocacional donde los éxitos emocionales y laborales son gratificantes pero siempre van acompañados de mucho sacrificio.
La moralidad del abogado no se limita al buen ejemplo sino a la acción, al cambio, en defensa del bien común y de la justicia, dirigiendo la conducta de los pueblos hacia la construcción de un orden social conforme a las condiciones de un ideal más humano.
Si hacemos un breve análisis de lo que ha sido el proceso evolutivo de la humanidad, es fácil encontrar que el derecho ha marchado en paralelo con el proceso de avance de la civilización humana, es decir ha sido el derecho, el elemento fundamental que ha permitido a los seres humanos sepultar las viejas disputas individuales o de grupo, en que los conflictos se dirimían y resolvían a través de la fuerza, lo cual fue superado utilizando el único elemento que ha sido capaz de armonizar, las relaciones entre las personas y la sociedad. Destacándose el abogado como el actor necesario dentro de la sociedad para hacer cumplir y defender, lo que es la norma jurídica.
Es en este marco, de principios y valores, de capacidad y profesionalismo conmemoramos el Día del Abogado el 29 de Agosto, en homenaje al natalicio del ilustre jurista Juan Bautista Alberdi, quien supo encausar los hechos dentro de las pautas de la norma jurídica, en dirigir la conducta humana hacia los valores sociales que la orientan y en propender a que se realice cada vez más plenamente el Estado de Derecho.
El profesional del derecho además de la representación como auxiliar de la justicia, aporta a la sociedad su trabajo denodado y su permanente compromiso de vigilar la administración de justicia, estos dentro de un accionar ético permanente, que conlleve a la formación de valores. El autentico ejercicio de esta profesión parte de la existencia en la persona de una firme conciencia moral, sin la cual este ejercicio carecería de sentido y de eficacia.
Es por todo ello que solicito a mis pares me acompañen con sus firmas para la aprobación del presente proyecto.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
PERTILE, ELDA CHACO JUSTICIALISTA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
JUSTICIA (Primera Competencia)

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-7100

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.