Periodo:123 Reunion:38 Fecha:06/12/2005 IZAMIENTO DE LA BANDERA NACIONAL

SR. PRESIDENTE , (): Con la presencia de 238 señores diputados en ejercicio y electos queda abierta la sesión. Invito al señor diputado por el distrito electoral de Santa Cruz, don Eduardo Ariel Arnold, a izar la bandera nacional en el mástil del recinto. (Aplausos.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Señoras y señores diputados: en primer lugar, pido un fuerte aplauso de bienvenida para los diputados que se incorporan hoy a esta Cámara. (Aplausos prolongados.)
...
SR. PRESIDENTE , (): Ante todo quiero presentarme. Soy el diputado nacional por Santiago del Estero José María Cantos. No provengo de la política; no he pertenecido a ella hasta que llegué a esta Cámara. Aquí están mis compañeros, mis amigos, mis correligionarios, quienes me dieron muchos consejos en estos dos años que he estado en esta Cámara. Y eso es lo que puedo decirles a los diputados que hoy se incorporan: que pidan consejos a sus pares, porque así como esos maestros supieron guiarme a mí, con toda seguridad también lo sabrán hacer con ustedes. Como les decía, no vengo de la política, sino del empresariado. Cuando hace dos años fui elegido diputado nacional en mi provincia, como hombre ejecutivo no me gustó mucho la idea, en un principio. Sin embargo, cuando llegué a esta Cámara, encontré compañeros, amigos, diputados dispuestos a darme una mano. Realmente, se los agradezco porque fueron mis maestros; a ellos recurrí sin ningún miramiento ni tapujos para pedirles consejo. En los comienzos de mi vida fui camionero. ¡Quién hubiera pensado en aquella época que llegaría a ocupar este lugar de privilegio en el día de hoy! Seguramente, hubiera pensado que se trataba de un sueño, pero así es la vida, y así es como hay que honrarla y hay que hacer las cosas para que la vida y Dios nos retribuyan. De nuevo quiero agradecer a todos ustedes. Además de una sesión de la Cámara de Diputados, ésta es una fiesta de la democracia. Me siento muy honrado de ser diputado de la Nación. Muchas veces viajo en remís, y nunca siento vergüenza de decir que soy diputado de la Nación. Todo lo contrario. Lo digo con orgullo y satisfacción. Ustedes también tienen que aprender que es un honor pertenecer a este cuerpo ejerciendo la representación de nuestras provincias. Ayer decía en mi provincia que por primera vez un santiagueño se iba a sentar en este sillón. ¡Qué orgullo para mí y qué orgullo para todos aquellos que me votaron para que los represente en esta Cámara de Diputados de la Nación! Lo mismo deben sentir todos ustedes, que vienen de sus provincias, que vienen de tantos lugares a ocupar su cargo en esta Cámara. Siéntanse orgullosos porque el pueblo los ha elegido para ejercer esta gran responsabilidad. Y tengan siempre presente que cuando llegan a ocupar este cargo ya no son más ustedes, sino que son el pueblo que les ha dado las facultades para que lo representen dignamente. Antes de hacer cualquier cosa debemos pensar, y más aún cuando tenemos una gran responsabilidad. Les repito que me siento muy orgulloso de ser miembro de este cuerpo y ustedes también deben sentirse así. No dudo de que así va a ser. Discúlpenme por estas palabras, pero son las que me nacen de adentro. Son las palabras de un hombre que en este momento se siente muy emocionado. Nunca hubiera imaginado que el destino me honraría al hacerme ocupar la Presidencia de esta Cámara. Les deseo mucha suerte a todos los diputados de la Nación, sean de la corriente que sean, especialmente a las mujeres porque, como siempre digo, son las que en la vida llevan la peor carga, son las más sacrificadas. Entonces, les digo a las mujeres que se sientan muy orgullosas de ocupar estas bancas y que nunca olviden su objetivo; nunca olviden que vienen en representación de su pueblo y de su comunidad. Ya no son más ustedes; aquí pasamos a ser instrumento de la gente que nos votó, que piensa en lo que hacen los diputados en esta Cámara. Aquí van a encontrar muchas cosas lindas, porque hay que mirarlas como debe ser. (Aplausos.) Hace dos años llegué a esta Cámara con muchas ilusiones y ganas de hacer cosas, igual que ustedes, y confié en todos aquellos que me supieron hacer de maestros, que son los diputados que están aquí presentes. Por eso les digo a ustedes, que vienen con la misma ilusión con la que llegué yo, que no defrauden a la gente y sepan que tienen una gran responsabilidad. Tendría un millón de cosas más para decir, pero no me salen otras palabras. Creo que ya con esto... (Aplausos.) Realmente, me siento muy emocionado por estos aplausos porque sé que son sinceros; ustedes no me conocen y saben que están hablando al presidente de edad de la Cámara de Diputados de la Nación. No somos cualquier cosa. Respetemos y ayudemos a los señores legisladores para que puedan cumplir fielmente con su mandato y hacer cosas para cambiar este país que tiene tantas necesidades. Hablando como lo hago todos los días, es en esta Cámara donde se cocinan las grandes leyes y donde con nuestro accionar marcamos el rumbo del país. Para no alargar demasiado esta sesión, vamos a seguir con el trámite parlamentario que corresponde.
...
Ver debate completo...

Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-0000

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.