Período:127 Reunion:7 Fecha:5/08/2009 RECHAZO Y CONDENA AL GOLPE DE ESTADO ACAECIDO EN LA REPÚBLICA DE HONDURAS


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Corresponde considerar el texto consensuado en los proyectos de resolución y de declaración por los que se expresa rechazo y condena al golpe de Estado acaecido en la República de Honduras el 28 de junio del corriente año (expediente 3125-d-2009 y otros).


SR. PRESIDENTE(FELLNER) En consideración.
Tiene la palabra el señor diputado por San Juan.


SR. GODOY, RUPERTO EDUARDO (SAN JUAN): Señor presidente: en Secretaría se encuentra el proyecto de declaración que hemos logrado acordar con todos los bloques que integran la Honorable Cámara, fundamentalmente con los diputados que pertenecen a la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, a fin de que este cuerpo se exprese por unanimidad condenando el golpe que se produjo en el hermano país de Honduras el 28 de junio próximo pasado.
Parece una paradoja que ese 28 de junio, cuando los argentinos nos aprestábamos a votar a lo largo y ancho del país en elecciones libres, reafirmando y consolidando el sistema democrático, el mundo tomaba conocimiento de que en la madrugada de ese día se había producido un golpe civil y militar en la hermana República de Honduras y que el presidente constitucional elegido democráticamente por el pueblo había sido capturado y expulsado de su país.
Esa misma mañana, mientras nosotros votábamos, el Congreso de Honduras, desconociendo la propia Constitución de su país y la Carta Democrática Interamericana, nombró a un reemplazante del presidente José Manuel Zelaya.
Muchos quizás pensábamos que estas cosas no se iban a repetir. Sin embargo, lo que ocurrió esa mañana en un país latinoamericano ubicado en la zona del Caribe, pone en evidencia la fragilidad del sistema democrático y de la institucionalidad que reina en los países de América Latina.
En otros tiempos este hecho probablemente no hubiese conmovido a la opinión pública de la región. Quizás toda la zona hubiera continuado con su ritmo habitual. Hoy eso no ocurrió, porque rápidamente se autoconvocaron líderes de los distintos países de la región y se movilizaron para repudiar y condenar el golpe de Estado. Esto demuestra que hemos trabajado y avanzado en la consolidación del sistema democrático.
También debemos destacar la actitud que asumieron distintos organismos y foros internacionales, como la Organización de Estados Americanos, Naciones Unidas, la Unión Europea, el Grupo Río, el Mercosur y la UNASUR. Además, tenemos que reconocer la actitud de nuestra presidenta de la República, que rápidamente condenó el golpe ese mismo día, mientras todos nos encontrábamos votando en la Argentina.
Asimismo, corresponde destacar la actitud de la Organización de Estados Americanos, ya que presidiendo nuestro canciller esa asamblea, no sólo se sumó a la declaración de condena sino que también promovió acciones que impidieran cualquier intento de legitimación del golpe.
Por otra parte, en esta Cámara pudimos elaborar rápidamente entre el 28 y el 30 de junio un proyecto de declaración que fue firmado por la mayoría de los presidentes de bloque. Esa iniciativa pudo ser llevada por usted, señor presidente, al Foro de Presidentes de los Parlamentos de América Latina y el Caribe.
De esta manera nos pudimos expresar de forma unánime condenando este golpe.
Nosotros hemos vivido, no sólo en la Argentina sino en la región de América Latina y el Caribe, décadas que estuvieron signadas por golpes de Estado, dictaduras e intervenciones. Pero advertimos que, en los últimos tiempos, gobiernos democráticos surgidos de la participación y de elecciones libres se han ido consolidando.
Estamos reafirmando los principios democráticos, porque el interés y la voluntad de esta región es poder ir construyendo una región en paz, y esta última se puede garantizar a partir del respeto a la Constitución, a las leyes y a las normas. Pero la paz y la estabilidad también se construyen a partir de que estos pueblos luchen contra la pobreza, la desigualdad y la inequidad que hoy todavía reinan en los pueblos de América Latina y el Caribe.
Por eso, en la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto hemos trabajado buscando el consenso para poder condenar este golpe y expresar nuestra solidaridad y nuestro mayor respaldo al pueblo de Honduras, ese pueblo que vio usurpada su voluntad popular y que se manifiesta de manera pacífica para el restablecimiento del Estado de derecho.
Queremos un Estado de derecho en plenitud, sin muertes, sin toque de queda y sin heridos. Por eso, entendemos que hoy este Congreso se tiene que expresar de manera enérgica condenando ese golpe, que quiso aparecer con una nueva modalidad, en complicidad con sectores de las fuerzas armadas, del Congreso y del sector privado.
Tenemos que dejar absolutamente en claro esto para que no haya dudas ni confusión: ha sido un golpe de Estado y nosotros hoy lo queremos condenar de manera enérgica. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. AZCOITI, PEDRO JOSE (BUENOS AIRES): Señor presidente: simplemente, quiero ratificar lo expresado por el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores. Este proyecto ha sido aprobado por unanimidad y obviamente lo acompañamos desde la Unión Cívica Radical.
Hacemos nuestra la lucha por la libertad y la democracia, y no me refiero solamente a nuestra Argentina sino a que esa lucha se extiende a toda Latinoamérica. Un golpe de Estado o un intento de golpe en cualquier país latinoamericano debe dolernos y debemos sentirlo como si se hubiera dado en nuestra Argentina.
Entonces, acompañando las palabras del presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, hacemos nuestras las gestiones de Oscar Arias, presidente de Costa Rica, del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y de todo el conjunto de instituciones latinoamericanas que han creado el marco como para restablecer la democracia en nuestro hermano país de Honduras.
Asimismo, hacemos llegar nuestra solidaridad al pueblo hondureño con la convicción de que sólo en el marco de la democracia y la libertad nuestros pueblos podrán encontrar el cauce definitivo en donde desarrollarse, encontrar la plenitud, pelear contra la pobreza, defender sus libertades, pelear por la educación, etcétera.
En definitiva, por la realización de nuestros pueblos es que repudiamos y condenamos el golpe de Estado que sufrió Honduras y cualquier intento de golpe en cualquier nación latinoamericana. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Tiene la palabra el señor diputado por Córdoba.


SR. VEGA, JUAN CARLOS (CORDOBA): Señor presidente: desde la Coalición Cívica queremos expresar nuestra absoluta solidaridad para con el pueblo de Honduras. Coincido totalmente con los discursos del miembro informante del bloque del oficialismo y del señor diputado Azcoiti.
Si me permite, señor presidente, quiero hacer tres aclaraciones más.
Tradicionalmente, los golpes de Estado en nuestro continente fueron caldo de cultivo de tres vicios que todavía subsisten: este es el subcontinente que tiene mayor deuda externa per cápita, el que tiene mayores índices de corrupción per cápita y el que presenta la peor brecha distributiva del ingreso en el mundo. Estos son los tres pecados capitales de nuestro subcontinente que fueron adicionalmente mantenidos por las clases dominantes mediante los golpes militares. Pero habiendo pasado veinticinco años de transiciones democráticas en toda América Latina, desgraciadamente esos tres vicios no se han modificado.
El fantasma de los golpes militares y de la apropiación del poder político y económico por parte de las clases dominantes no acostumbradas a la democracia ya es historia. Tenemos democracia pero aún nos falta solucionar esos tres vicios. Por ello, creo que en este momento en que un país pequeño de Centroamérica como Honduras sufre esta involución, este retroceso, nuestra solidaridad tiene que ser total, pero nuestra memoria y nuestro recordatorio para lo que nos falta hacer en democracia también debe ser claro y concreto. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.


SR. RAIMUNDI, CARLOS ALBERTO (BUENOS AIRES): Señor presidente: en el mismo sentido en que se han expresado otros señores diputados, el bloque Solidaridad e Igualdad desea apoyar este proyecto.
Simplemente quiero hacer dos brevísimas consideraciones. Pocos días después de perpetrado el golpe en Honduras, con el diputado Emilio García Méndez tuvimos una entrevista con el canciller argentino, el doctor Taiana, para expresarle entre otras cosas nuestra coincidencia con la fuerza que había tenido la posición del gobierno argentino en esta materia. Solamente le expresamos una preocupación, que era cómo encontrar los mecanismos para convertir la política de gobierno en una política de Estado.
Creo que este proyecto, este acuerdo entre todo el pensamiento parlamentario, ayuda en esa dirección. Esto nos pareció importante, porque en algún momento se trató de disimular la gravedad de la situación planteando algunos eufemismos de interpretación constitucional sobre la situación en Honduras, es decir, que los golpistas eran los que defendían la Constitución frente a una eventual violación de la Carta Magna por parte del presidente Zelaya.
La cuestión es que sin ningún tipo de eufemismo el presidente Zelaya fue elegido por el voto popular en el año 2006 y el 28 de junio de este año fue sacado a la madrugada de su domicilio por el ejército hondureño -por lo menos, por una parte del ejército-, que lo sacó del país y encarceló a ocho ministros legítimamente designados. Ahí no existe ningún eufemismo: es así acá y en la China; antes, ahora y después se llama golpe de Estado, y eso hay que condenarlo con todas las letras.
¿Por qué digo esto? Porque es grave, si es que en algún momento se alzó una voz que relativizó la magnitud del problema de Honduras. No sería tan grave si sólo fuera una voz del ámbito político que plantea un discurso ideológico, porque uno puede confrontarlo. Pero como televidente me tocó ver un famoso y legendario -entre otros- programa de almuerzos, conducido por una figura muy prestigiosa, como es la señora Mirtha Legrand, en el que estaban invitados dirigentes políticos. En esa ocasión la conductora dijo: "¿Qué importa lo que pase en Honduras, si está tan lejos?".
Ese episodio me parece mucho más grave que el mero mensaje político, porque esta es la gravedad de la sutileza del que comunica desde el mismo lugar del oyente. El otro mensaje ingresa por el intelecto y se puede confrontar con ideas. El problema se presenta cuando estos mensajes van entrando sutilmente desde el sentido común por una hendija en el living de una casa, por supuesto en el caso de que entre en hogares que tienen la suerte de tener living.
Admiro mucho la sutileza en el arte y en algunos deportes o en ciertos aspectos de la vida personal, pero hay que tener cuidado con la sutileza que de a poquito se apropia del sentido común de nuestros pueblos. Hay que tener cuidado con estos nuevos mensajes, que son mucho más sutiles que en el pasado y que son nuevas formas de dar golpes de Estado. Y lo que es más grave aún, son mensajes para que una parte de la sociedad comience a justificar estas nuevas formas de golpe de Estado. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Tiene la palabra la señora diputada por Córdoba.


SRA. MERCHAN, PAULA CECILIA (CORDOBA): Señor presidente: desde nuestro bloque no tenemos más que adherir a lo que han expresado otras bancadas respecto de lo que implica poder expresarnos como hombres y mujeres de la democracia en contra de este golpe de Estado que se ha dado en Honduras, que claramente debe ser un llamado de atención para toda Latinoamérica. Todas las instituciones democráticas debemos estar alertas ante esta situación.
Justamente habíamos pensado decir lo que acaba de señalar el señor diputado Raimundi, en cuanto a que todas las instituciones de la sociedad deben estar muy claramente en contra de este golpe de Estado, que no hay forma de llamar de otra manera.
Hemos observado que muchos medios denominaron a este golpe "la crisis en Honduras". Nosotros sabemos vivir en crisis y que en democracia constantemente hay crisis, conflictos, etcétera, pero un golpe es un golpe y hay que llamarlo así.
No quiero reiterar conceptos que ya se han vertido porque como ya lo señalé, nuestro bloque coincide con lo que aquí se ha expresado. Sí deseo reflexionar sobre lo que se llama "libertad de prensa".
La Sociedad Interamericana de Prensa constantemente hace llamamientos a los gobiernos latinoamericanos cuando detecta situaciones vinculadas justamente con la falta de libertad de expresión en esos países. Lamentablemente, esta sociedad, que es citada en el Congreso de la Nación cada vez que discutimos cuestiones relacionadas con la posibilidad de tener una nueva ley de radiodifusión y medios democráticos en nuestro país, que también es mencionada en esta ocasión en que se habla de Honduras, no dijo nada respecto de que, por ejemplo, uno de los primeros muertos en Honduras es justamente un periodista. De esto no escuchamos ninguna voz fuerte de esta Sociedad Interamericana de Prensa.
Tampoco dijo nada respecto de que es bueno que un medio latinoamericano como Telesur haya podido reflejar desde el comienzo lo que ocurría en este país hermano. Esas imágenes fueron las únicas que nosotros pudimos ver respecto de lo que estaba ocurriendo en ese país.
También lo habíamos expresado a través de un proyecto que nuestro bloque había presentado, que se unifica con el que estamos tratando aquí, y consideramos que desde este recinto tenemos que levantar una voz muy fuerte en contra de lo que está pasando y llamar la atención al conjunto de la ciudadanía acerca de cómo se expresan todos los poderes de nuestra sociedad. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Tiene la palabra el señor diputado por Salta.


SR. VILARIÑO, JOSE ANTONIO (SALTA): Señor presidente: quiero remarcar fuera de lo que acá ya se ha venido expresando, que es llamativo el contexto de este golpe de Estado. Se trata de un país al que históricamente se lo venía calificando como "bananero", en el que las corporaciones manejaban su vida institucional, política y económica.
Si ustedes revisan la historia de Honduras advertirán que no es un pueblo que haya dado líderes de luchas populares, como a lo mejor países vecinos como Nicaragua o El Salvador.
Pareciera que el pecado capital del presidente que ha sido destituido fue adherir al ALBA. Las elecciones en el país estaban muy próximas y había dos partidos mayoritarios: el Liberal -surge bastante clara su ideología- y el Conservador Nacional. También son los que tienen mayoría en el Congreso. Los dos candidatos habían expresado a través de sus plataformas el abandono de Honduras del ALBA. Había un proceso eleccionario cerca.
Esto es lo llamativo. El pretexto de este golpe cívico militar corporativo, en el que incluso participa el Congreso, es que el presidente constitucional Zelaya, en un hecho revolucionario, presentó un proyecto de ley para otorgar seguridad social a las empleadas domésticas.
Por eso, digo que es importante poner todo lo que se ha dicho en este contexto, porque no deja de ser una advertencia. Yo no sé si no es como una prueba de laboratorio, porque en este tipo de países las corporaciones tienen un fuerte predicamento e incluso suplantan a los partidos políticos. Incluso los partidos políticos son funcionales a estos esquemas y la historia americana tradicional muestra que los departamentos de Estado -por ejemplo el famoso Consenso de Washington- se manejan con instrucciones.
Hay una nueva administración en Estados Unidos, teóricamente con una nueva política internacional, sobre todo para América Latina, que era el fondo del mundo, ya que sólo interesaba México y por allí el problema de Cuba, pero ahora también Venezuela, Argentina, Brasil y Chile.
La segunda o tercera línea de esos departamentos de Estado siguen siendo los famosos alcohólicos, sobre los que hemos escuchado, la línea más dura del Partido Republicano, que sacó cincuenta millones de votos en la última elección. Obviamente es un país que hoy está sumergido en problemas muy importantes en el ámbito económico.
¿Por qué quería reflejar el contexto? Estábamos frente a un proceso eleccionario corto, con dos partidos con mayoría en el Congreso que habían expresado claramente el retiro de Honduras del ALBA.
Entonces, uno se pregunta si este golpe no responde a un laboratorio político y a un mensaje para todas aquellas democracias del resto de nuestra América.
Quería recordar eso, ya que aquí mucho no se habló. Es importante refrescar esta cuestión para tomar dimensión de que no es algo a la ligera como se lo considera, sino que debe ser visto con profundidad. Por eso, debemos ser muy claros en el rechazo a este tipo de golpes de Estado.
Cuando se comienzan a instalar estas cuestiones, sin duda comienzan a ser malos ejemplos.
Estas corporaciones están muy nerviosas por este proceso económico que se está produciendo a nivel internacional. Comienzan a perder su seguridad y sus dineros. Por eso, quiero dejar estas reflexiones, para que contextualicemos lo que fue la destitución del presidente Zelaya, de la República de Honduras. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. IGLESIAS, FERNANDO (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señor presidente: soy uno de los firmantes del proyecto presentado por el señor diputado Godoy que estamos considerando en esta Cámara.
Obviamente que anticipo el voto positivo por parte de todo nuestro bloque. Enfáticamente debemos caracterizar lo sucedido en Honduras como un golpe de Estado, rechazándolo enérgicamente.
Pero no puedo dejar de señalar mi disidencia personal con casi todo lo manifestado por el señor diputado preopinante.
Aquí se trata de rechazar un golpe de Estado indudable, como el que hemos sufrido en Latinoamérica en innumerables situaciones, especialmente en nuestro país muy recientemente.
Las consideraciones de por qué se ha producido ese golpe de Estado son cosas diferentes.
Debido a que tratamos que este proyecto sea votado por unanimidad por la seriedad del tema, solicito que se dejen los análisis para otro momento. Oportunamente se efectuaron en la reunión de comisión. Se unificaron varios proyectos, tres de los cuales son de mi bloque y uno de mi autoría.
De manera que éste es el momento de unirnos en el rechazo y no de efectuar consideraciones en relación con el ALBA y otros factores con los que no estamos de acuerdo. Al menos, no lo estoy personalmente.
Reitero mi repudio al golpe y mi apoyo a la moción. Simplemente, solicito que mantengamos la unidad en este tema.


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.


SR. PINEDO, FEDERICO (CIUDAD DE BUENOS AIRES): Señor presidente: es importante que en este tema fijemos posición desde mi bloque, además de dejar constancia de los motivos por los cuales hemos acompañado desde el principio la primera declaración, y luego ésta que estamos considerando.
Ha habido distintas apreciaciones no solamente en otros países del mundo, sino también en la Argentina, sobre las circunstancias que mediaron en el golpe de Estado de Honduras.
En la Argentina también se vertieron expresiones sobre este tema. Por eso, me gustaría aclarar cuál es nuestra posición.
Se ha dicho que el Congreso, que es elegido por el pueblo, ha tomado una decisión institucional en Honduras. Sabemos que en ese país no existe una institución como la nuestra vinculada con el juicio político.
También se sostuvo que la Corte Suprema se había expedido sobre determinadas acciones del presidente Zelaya. Incluso, por parte de algunas personas se ha puesto en duda la existencia de un golpe de Estado.
De alguna manera también se ha insinuado que estaríamos frente a una solución institucional democrática en Honduras, y que los otros países por lo tanto no tienen por qué interferir en los asuntos internos hondureños, porque se trata de un viejo principio del derecho internacional: la no interferencia en los asuntos internos de otros Estados. A este principio siempre ha adherido la Argentina.
Sin embargo, no cabe duda de que cuando fuerzas militares al servicio del Estado democrático y bajo dependencia de un presidente democrático entran en la casa del presidente, se lo llevan preso en pijama y lo sacan del país, no estamos frente a un acto institucional ni constitucional de un país; no estamos frente a una operación democrática, sino que estamos -como dijo el señor diputado Raimundi- frente a un golpe de Estado.
¿Por qué los demás países de América tenemos algo que decir en este tema? ¿Por qué tenemos que meternos en supuestos asuntos internos de un país? Lo tenemos que hacer porque formamos parte de la Organización de Estados Americanos y de otras organizaciones de naciones sudamericanas, latinoamericanas y panamericanas, que contemplan dentro de sus estatutos la cláusula democrática.
La cláusula democrática indica que para pertenecer a esas organizaciones de Estados hay que cumplir con determinadas normas y conductas en materia de respeto a los derechos humanos y a la organización democrática, que permitan la expresión de la voluntad popular y de la soberanía popular.
El tema de militares poniendo preso a un presidente no es una cuestión menor para todos los países de Sudamérica y de Latinoamérica, en especial comparados con otros países de la Tierra.
Siempre recuerdo que los golpes militares y las democracias suceden en nuestra región curiosamente en forma simultánea. Hubo momentos históricos donde en la Argentina había golpes militares, pero "casualmente" también los había en Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay y otras naciones del continente.
También había momentos democráticos, como el que nosotros iniciamos en 1983, los que también se daban en los países de la región.
Esta circunstancia no es una coincidencia, porque me parece que hay una motivación detrás de estas cosas, de estos hechos y de estas realidades. Por lo tanto, cuando en un país de la región se produce el apresamiento de un presidente democrático por parte de las fuerzas armadas de ese país, ese hecho no es neutral para nosotros.
Podríamos haber dicho: "no nos metemos en los asuntos de otros países porque son asuntos internos". Sin embargo, si no hubiéramos reaccionado en forma inmediata, como lo hizo la República Argentina, en cabeza de nuestra presidenta, estaríamos dejando la señal de que existe un cierto nivel de tolerancia y de que la irrupción militar en un proceso democrático podría replicarse en otros países de la región.
Para nosotros esto no es neutral. Hemos pasado demasiados sufrimientos en la Argentina con motivo de la interrupción de los sistemas que permiten la expresión de la soberanía popular.
Por lo señalado, desde nuestro bloque nos parece indispensable ser absolutamente contundentes y unidos a todos los países del continente para decir a los golpes militares en esta región: "nunca más". Por eso nuestra adhesión a esta declaración. (Aplausos.)


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Tiene la palabra el señor diputado por San Juan.


SR. GODOY, RUPERTO EDUARDO (SAN JUAN): Señor presidente: sería importante que se dé lectura de la declaración, porque hay muchos señores diputados que tal vez no la conozcan.


SR. PRESIDENTE(FELLNER) Así se hará, señor diputado.
Teniendo en cuenta que se trata de varios expedientes, y habiéndose consensuado un proyecto de declaración único, por Secretaría se va a dar lectura de su contenido.


SR.(SECRETARIO (HIDALGO)) Dice así.


- Se lee.

SR. PRESIDENTE(FELLNER) Se va a votar.

- Resulta afirmativa.

SR. PRESIDENTE(FELLNER) Queda sancionado el proyecto de declaración. (Aplausos.)
Se harán las comunicaciones pertinentes.



Honorable Cámara de Diputados de la Nación Argentina | Congreso de la Nación Argentina | Av. Rivadavia 1864 - Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV) | + 54 11 6075-0000

Nota: La información contenida en este sitio es de dominio público y puede ser utilizada libremente. Se solicita citar la fuente.