Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Agricultura y Ganadería »

AGRICULTURA Y GANADERIA

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 104

Secretario Administrativo SR. DARRE JUAN AGUSTIN

Martes 17.30hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2103 Internos 2103/04

cayganaderia@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE LEY

Expediente: 4387-D-2010

Sumario: DESIGNAR CON EL NOMBRE DE "JOSE GERVASIO ARTIGAS" A LA RUTA NACIONAL 168, EN EL TRAMO QUE VA DESDE SU EMPALME CON LA RUTA NACIONAL 11, HASTA EL ACCESO AL TUNEL SUBFLUVIAL, QUE UNE LAS CIUDADES DE SANTA FE Y PARANA.

Fecha: 22/06/2010

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 80

Proyecto
ARTICULO 1º: Desígnase con el nombre de "José Gervasio Artigas" a la Ruta Nacional Nº168, en el tramo que va desde su empalme con la Ruta Nacional N° 11, hasta el Acceso al Túnel Subfluvial, que une las Ciudades de Santa Fe y Paraná
ARTICULO 2°: Encomiéndase a la Dirección Nacional de Vialidad la adecuada señalización de dicha Ruta Nacional conforme lo prescripto en el articulo anterior.
ARTICULO 3º: De forma.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


La historia de la humanidad nos da ejemplos de que los grandes hombres quedan en la memoria a través de sus obras, hechos y hazañas. Muchos son recordados por batallas, conquistas, grandes epopeyas, dividiendo la consideración de la posterioridad, generando debates en pro o en contra de aquellas gestas. Hubo personajes de la historia que construyeron su imagen trabajando vanidosamente para el bronce. Afortunadamente, hubo también quienes ofrendaron sus vidas solidariamente por el bien común, sin pedir nada a cambio. Entre ellos, entre esos grandes hombres de nuestra historia se inscribe el nombre de José Gervasio Artigas. Creemos que una de las formas de recordarlo y homenajearlo es designando con su nombre a la Ruta Nacional N° 168.
José Gervasio Artigas nació en Montevideo el 19 de junio de 1764. Después de estudiar en el colegio franciscano de San Bernardino, colaboró en las tareas rurales en las estancias de su padre. Años más tarde, comenzó a ganarse la vida comprando cueros en la campaña para venderlos a los exportadores de Montevideo. En 1791 nació su primer hijo, Manuel, fruto de su unión con Isabel Sánchez.
En 1797 ingresó como soldado de caballería en el regimiento de Blandengues, creado para combatir el robo de ganado y el contrabando en la Banda Oriental y proteger la frontera con el Brasil. En 1805, siendo ya Oficial del Cuerpo debió retirarse del ejército por razones de salud.
Artigas retomó el servicio activo y en 1806, durante las invasiones inglesas, participó en la reconquista de Buenos Aires y en la defensa de Montevideo a las órdenes de Liniers.
En 1811, el Gobernador español de Montevideo, Javier de Elío, nombrado entonces Virrey del Río de la Plata, le declaró la guerra a la Junta revolucionaria creada en Buenos Aires en Mayo de 1810. El entonces capitán Artigas desertó de la guarnición de Colonia y se puso a disposición del gobierno porteño, que le dio el grado de Teniente Coronel, 150 hombres y 200 pesos para iniciar el levantamiento de la Banda Oriental contra el poder español. El 28 de febrero de 1811, dos campesinos, Pedro José Viera y Venancio Benavides, con el apoyo del sublevado comandante militar de la región Ramón Fernández, daban en Asencio (Soriano) el grito de libertad del pueblo oriental y se disponían a luchar junto a Artigas.
Artigas fue reclutando un verdadero ejército popular formado por los gauchos orientales, empobrecidos por la administración de Elío. Repartió entre sus paisanos las tierras y los ganados que les iba tomando a los españoles. Con estas fuerzas, el 18 de mayo de 1811 derrotó a los realistas en el combate de Las Piedras y, puso sitio a Montevideo hasta que, sorpresivamente y sin consultarlo, el Primer Triunvirato firmó el 20 de octubre un armisticio con Elío por el cual se comprometía a retirar las tropas patriotas.
Disgustado con este desenlace, seguido por sus milicianos y la mayoría de la población oriental, Artigas se retiró hacia Entre Ríos para reorganizar la lucha. De todos lados llegaban familias huyendo de la persecución española a colocarse bajo su protección y a ofrecerse para luchar contra los españoles y los portugueses, que habían comenzado a penetrar desde el norte de la Banda Oriental por pedido de Elío. Mil carretas y unas 16 mil personas, hombres, mujeres y niños, con sus pocos ganados y pertenencias, cruzaron el río Uruguay y se instalaron en Ayui, cerca de la actual Concordia (Entre Ríos) preparados para continuar la lucha. Era el famoso éxodo del pueblo oriental. Pero el Primer Triunvirato envió a Manuel de Sarratea para reemplazar a Artigas en el mando de las tropas orientales. Sólo cuando a fines de 1812, tras la caída del Primer Triunvirato, Sarratea fue reemplazado por Rondeau y se le devolvió su mando a Artigas, los orientales aceptaron unirse a las tropas porteñas para sitiar Montevideo.
Al inaugurarse la Asamblea del Año XIII, la Banda Oriental eligió sus representantes en un Congreso y, por inspiración de Artigas, les dio precisas instrucciones de contenido federalista y revolucionario: inmediata declaración de Independencia, constitución republicana, libertad civil y religiosa, igualdad de todos los ciudadanos, gobierno central con respeto a las autonomías provinciales y el establecimiento de la capital fuera de Buenos Aires.
Argumentando pretextos formales, la Asamblea rechazó los diplomas de los diputados orientales. Rondeau convocó otro Congreso para elegir nuevos diputados y Artigas rompió entonces abiertamente con Buenos Aires. El Director Supremo Gervasio Posadas lo declaró "traidor" y puso precio de 6.000 pesos a su cabeza.
La Asamblea del Año XIII, presidida por Carlos María de Alvear, temía que la incorporación de los artiguistas produjera una virtual alianza entre el caudillo oriental y San Martín para apurar una declaración de independencia, que el grupo alvearista, en consonancia con los intereses de Gran Bretaña, ahora aliada de España, pretendía retrasar lo más posible.
La clase alta porteña temía que la influencia del caudillo oriental y su enorme popularidad se extendieran al resto de las provincias. Veía en la acción de Artigas un peligroso ejemplo que propugnaba un serio cambio social. El reparto de tierras y ganado entre los sectores desposeídos concretado por Artigas en la Banda Oriental, bien podía trasladarse a la otra margen del plata y poner en juego la base de su poder económico.
José Artigas fue el primero en plantear claramente en el Río de la Plata las ideas del federalismo. Así se lo contó él mismo al General Paz: "Tomando por modelo a los Estados Unidos yo quería la autonomía de las Provincias, dándole a cada Estado un gobierno propio, su Constitución, su bandera y el derecho de elegir sus representantes, sus jueces y sus gobernadores entre los ciudadanos naturales de cada Estado. Esto es lo que yo había pretendido para mi Provincia y para las que me habían proclamado su Protector. Hacerlo así habría sido darle a cada uno lo suyo."
En 1814, la popularidad de Artigas se había extendido a varias de las actuales provincias argentinas, afectadas, al igual que la Banda Oriental por la política de libre comercio y puerto único promovida por Buenos Aires que arruinaba a los artesanos y campesinos del Interior. Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Córdoba se unen a los orientales, formando la Liga de los Pueblos Libres. Como Protector de la Liga, Artigas luchó junto con los jefes litoraleños contra el centralismo del Directorio. La liga formó una especie de mercado común regional en el que se protegía a los productores nacionales y se fomentaba la agricultura a través del reparto de tierras, animales y semillas. No pagaban impuestos las máquinas, los libros y las medicinas y derivaba el comercio del Litoral al puerto de Montevideo.
En 1815 Artigas recuperó Montevideo, ocupada hasta entonces por las tropas porteñas, y convocó en Concepción del Uruguay el 29 de Junio de 1815 al Congreso de los Pueblos Libres. Allí estaban los diputados por la Banda Oriental, Corrientes, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Misiones. Sus primeros actos fueron jurar la independencia de España, izar la bandera tricolor (igual a la de Belgrano pero atravesada por una franja roja, símbolo del federalismo) y resolvieron no concurrir al Congreso de Tucumán convocado por el Directorio, en protesta por la actitud del gobierno porteño de fomentar la invasión portuguesa de la Banda Oriental para terminar con Artigas.
Mientras se reunía el Congreso de Tucumán, Artigas y su gente defienden el territorio contra una nueva Invasión de los portugueses, que tomaron Montevideo en 1817.
A fines de 1819, la Liga estaba entre dos fuegos, por un lado, los directoriales y por el otro, los portugueses. Artigas concibió un plan militar. Él atacaría el campamento portugués en Río Grande mientras que las fuerzas de Entre Ríos y Santa Fe atacarían Buenos Aires. Pero mientras el caudillo de Santa Fe, Estanislao López y su compañero de Entre Ríos, Francisco Ramírez, invadían exitosamente Buenos Aires y triunfaban en Cepeda, Artigas era derrotado por los portugueses en Tacuarembó.
Aprovechando esta situación de debilidad de su antiguo jefe, los caudillos firmaron a espaldas de Artigas el Tratado del Pilar, abandonando a su suerte al caudillo oriental. Ante la traición, Artigas decidió unir sus escasas fuerzas con las de Corrientes y Misiones. Entró en Entre Ríos dispuesto a someter a Ramírez, pero fue derrotado definitivamente en Las Huachas y debió marchar hacia el exilio en el Paraguay.
Artigas se asiló en Paraguay donde vivió humildemente, bajo la protección de los sucesivos gobernantes paraguayos Gaspar Rodríguez de Francia y Carlos Antonio López. Sus días transcurrieron en una modesta chacra rodeado de indios y campesinos que lo llamaban Caraí Marangatú (Padre de los pobres en guaraní). Fue invitado varias veces a regresar a su patria, pero no accedió. Después de tres décadas de exilio paraguayo, Artigas murió a los 86 años, el 23 de setiembre de 1850. Sus restos fueron repatriados al Uruguay en 1855. El gobierno lo declaró oficialmente "Fundador de la nacionalidad oriental", título con el que lo distingue la historia.
Según sus propias palabras: "Yo no hice otra cosa que responder con la guerra a los manejos tenebrosos que el Directorio me hacía por considerarme enemigo del centralismo, el cual sólo distaba un paso del realismo (la monarquía). Pero los Pueyrredones y sus acólitos querían hacer de Buenos Aires una nueva Roma imperial, mandando sus procónsules a gobernar a las provincias militarmente y despojarlas de toda representación política, como lo hicieron rechazando los diputados al Congreso que los pueblos de la Banda Oriental habían nombrado y poniendo precio a mi cabeza."
También rememoraba el éxodo de esta forma: "Cada día veo con más admiración sus rasgos singulares de heroicidad y constancia. Unos quemando sus casas y los muebles que no pueden conducir; otros caminando leguas y leguas a pie por falta de auxilios o por haber consumido sus cabalgaduras en el servicio. Mujeres ancianas, viejos decrépitos, párvulos inocentes, acompañan esta marcha manifestando la mayor energía y resignación en medio de todas las privaciones. Yo llegaré muy en breve a mi destino con este pueblo de héroes, y al frente de seis mil de ellos que obran como soldados de la patria trabajaré gustoso en propender a la realización de sus grandes votos".
Admirado y combatido en la época revolucionaria en que actuó. En su larga lucha, primero contra españoles, luego contra las ambiciones del gobierno porteño y también contra el expansionismo portugués, mantuvo sus ideales republicanos y federales, que lo llevaron a ser el más representativo adalid en la región del Río de la Plata.
Por los lazos históricos del Caudillo oriental con nuestra región Litoral, y también como una forma de revalorizar el Federalismo como sistema político de la Republica Argentina es que estamos convencidos que la Ruta Nacional N° 168 debe llevar el nombre "José Gervasio Artigas".
Esta es una elemental vía de comunicación, de creciente importancia logística, que atraviesa las localidades de La Guardia, Cañas, El Timbó y Santa Cándida, comunicando y dando dinámica a la vida de sus vecinos. La Ruta Nacional 168 es una ruta asfaltada, que se encuentra en el este de la Provincia de Santa Fe, y se extiende desde el empalme con la Ruta Nacional 11, en la ciudad de Santa Fe y la cabecera santafesina del Túnel subfluvial Raúl Uranga - Carlos Sylvestre Begnis, que conduce a la capital de la Provincia de Entre Ríos.
Por esta importante ruta nacional circulan miles y miles de vehículos dado que es una carretera integrante del Corredor Bioceánico Central. La construcción de una autovía en el recorrido comprendido entre La Guardia y la cabecera del túnel está en proceso; es por ello que proponemos que al momento de concluirse la autovía se denomine a este tramo "Ruta Nacional José Gervasio Artigas".
Por la trascendencia de la figura de Artigas y en señal del agradecimiento que los argentinos en general y los litoraleños en particular sentimos hacia él, es que consideramos justo este homenaje, para lo cual solicitamos que los señores y señoras legisladores/as apoyen esta iniciativa.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
BARRIOS, MIGUEL ANGEL SANTA FE PARTIDO SOCIALISTA
VIALE, LISANDRO ALFREDO ENTRE RIOS PARTIDO SOCIALISTA
FEIN, MONICA HAYDE SANTA FE PARTIDO SOCIALISTA
CORTINA, ROY CIUDAD de BUENOS AIRES PARTIDO SOCIALISTA
CICILIANI, ALICIA MABEL SANTA FE PARTIDO SOCIALISTA
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
TRANSPORTES (Primera Competencia)
Trámite en comisión(Cámara de Diputados)
Fecha Movimiento Resultado
28/09/2010 INICIACIÓN DE ESTUDIO Aprobado sin modificaciones con dictamen de mayoría y dictamen de minoría