Comisiones » Permanentes » Comisión Permanente de Agricultura y Ganadería »

AGRICULTURA Y GANADERIA

Comisión Permanente

Of. Administrativa: Piso P01 Oficina 104

Secretario Administrativo SR. DARRE JUAN AGUSTIN

Martes 17.30hs

Of. Administrativa: (054-11) 6075-2103 Internos 2103/04

cayganaderia@hcdn.gob.ar

PROYECTO DE RESOLUCION

Expediente: 4343-D-2007

Sumario: SOLICITAR AL PODER EJECUTIVO DISPONGA LAS MEDIDAS NECESARIAS PARA CONTROLAR EL PESO VEHICULAR Y LAS DIMENSIONES DE LOS VEHICULOS DE TRANSPORTE INTERNACIONAL DE CARGAS EN TRANSITO POR NUESTRO PAIS.

Fecha: 03/09/2007

Publicado en: Trámite Parlamentario N° 115

Proyecto
Solicitar al Poder Ejecutivo Nacional que, a través de los organismos que correspondan, arbitre los medios conducentes para asegurar el control del peso vehicular y sus dimensiones, así como la aplicación de multas en caso que correspondan, conforme a las disposiciones establecidas en los artículos 53, 57 y 77 de la Ley de Tránsito Nº 24.449 y el artículo 11 de la Ley de Transporte Automotor de Cargas Nº 24.653, a los vehículos de transporte internacional terrestre de cargas en tránsito por nuestro país, en especial a aquellos que transitan por la zona cordillerana de la Patagonia, según el segundo párrafo del inciso a) del artículo 2 del Convenio Argentino Chileno de Transporte Terrestre, aprobado por la Ley Nº 21.458.

FUNDAMENTOS

Proyecto
Señor presidente:


La República Argentina, por su posición geográfica, es un país por el que necesariamente debe cruzar el transporte internacional para comercializar bilateralmente entre terceros países; por lo tanto, su infraestructura es utilizada en gran medida y requiere mantenimiento constante, no sólo para garantizar seguridad a los argentinos, sino también a los extranjeros que hacen uso de ella.
El transporte internacional de cargas argentino y de países terceros en tránsito, ingresa por un puesto fronterizo al territorio nacional, transita utilizando la red vial y sale del país por otro puesto de frontera. La reparación, el mantenimiento y las mejoras de rutas, puentes y caminos, son necesarias y contribuyen a la seguridad de las personas que los transitan. Las malas condiciones de los caminos ocasionan accidentes, que pueden prevenirse con la correcta manutención de la infraestructura.
En el año 2004, se estimaba que 1,2 millones de camiones cruzaron el país con mercadería correspondiente al comercio bilateral entre Chile y Brasil, llevando 750.000 toneladas transportadas. Esos camiones, que llevan pesadas cargas transitan por las rutas, utilizando intensivamente la infraestructura argentina.
El MERCOSUR establece en el Tratado de Asunción "La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre los países, a través, entre otros, de la eliminación de los derechos aduaneros y restricciones no arancelarias a la circulación de mercaderías y de cualquier otra medida equivalente".
Pero a su vez, el Acuerdo de Transporte Internacional Terrestre (firmado por Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay), establece en el artículo 29, inciso 2, la "justa compensación" por el uso de la infraestructura del país transitado, sin perjuicio de que bilateral o tripartitamente se acuerde que el país transitado pueda participar en ese tráfico.
Así, por ejemplo, los gobiernos de la Argentina y de Brasil llegaron a un acuerdo para que los camiones argentinos participen en el traslado de la mercadería entre Brasil y terceros países que se realice a través de las rutas nacionales en compensación por el "uso de infraestructura". Esto significa que la "justa compensación" ha sido suplantada por el derecho a la participación de Argentina en el transporte terrestre internacional de cargas. No obstante, los costos reales del flete argentino provocan que la participación de nuestro país en este tipo de transporte sea mínima o prácticamente nula.
Por otra parte, existe cierta complejidad en el orden jurídico vigente, tanto en convenios internacionales como en las leyes y sus reglamentaciones que, entre otras cuestiones, dificulta la correcta aplicación de un resarcimiento por el exceso de peso y dimensiones por parte del transporte internacional de cargas en tránsito por nuestro país.
En efecto, quienes transitan y recorren las rutas y caminos a lo largo y a lo ancho de nuestro territorio, conocen el perjuicio que provocan los vehículos del transporte internacional de cargas, así como la dificultad para establecer los controles correspondientes en cuanto a peso y dimensiones, tanto en rutas concesionadas y no concesionadas. En este sentido, considero que se hace indispensable contar con la infraestructura y los recursos humanos indispensables para asegurar este control.
La Resolución 263 de fecha 16 de Noviembre de 1990 de la Subsecretaría de Transporte, puso en vigencia el Acuerdo de Transporte Internacional Terrestre inscripto como Acuerdo de Alcance Parcial en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), conforme a los mecanismos del Tratado de Montevideo de 1989. En su artículo 4°, el Acuerdo estipula lo siguiente: "1. Se aplicarán a las empresas que efectúen transporte internacional así como su personal, vehículos y servicios que presten en el territorio de cada país signatario, las leyes y reglamentos vigentes en la misma, salvo las disposiciones contrarias a lo establecido en este Acuerdo. 2. Las empresas deberán dar cumplimiento a las disposiciones sobre tasas e impuestos establecidos por cada país signatario".
Por otra parte, en el inciso 2 del artículo 29 de dicho Acuerdo se establece la justa compensación en estos términos: "2. En casos de transporte en tránsito por terceros países, conforme a lo definido en los párrafos 2 y 3 del artículo 19, igualmente se celebrarán acuerdos entre los países interesados, asegurando una justa compensación por el uso de la infraestructura del país transitado, sin perjuicio de que bilateral o tripartitariamente se acuerde que el país transitado pueda participar en ese tráfico".
Con respecto a la red vial a utilizar por parte del transporte internacional, se establece lo siguiente en el Artículo 30: "Los países signatarios acordarán las rutas y terminales a utilizarse dentro de sus respectivos territorios y los pasos habilitados de acuerdo a los principios establecidos en el Acuerdo".
Finalmente, el Acuerdo insiste con la vigencia del régimen legal de aplicación del país transitado. En efecto, el artículo 34 señala: "1. Las quejas o denuncias y la aplicación de sanciones a que dieren lugar los actos y omisiones contrarios a las leyes y sus reglamentaciones, serán resueltas o aplicadas por el país signatario en cuyo territorio se hubieren producido los hechos acorde a su régimen legal, independientemente de la jurisdicción a que pertenezca la empresa afectada o por cuyo intermedio se hubieren presentado las quejas o denuncias. 2. La penalización de las infracciones que podrá llegar a la suspensión o caducidad del permiso deberá ser gradual, de aplicación ponderada y mantener la mayor equivalencia posible en todos los países signatarios".
Debe tenerse en cuenta que el transporte internacional en tránsito por nuestro país no solo incluye al trayecto que une dos países transitando por un tercero, sino también al tránsito que vincula dos puntos de un mismo país utilizando el territorio de otro. Al respecto, la Ley Nº 21.458, del 15 de Noviembre de 1976 (Boletín Oficial del 19 de Noviembre de 1976), aprobó el Convenio Argentino-Chileno de transporte terrestre en tránsito para vincular dos puntos de un mismo país utilizando el territorio del otro, suscripto en Buenos Aires el 17 de Mayo de 1974. En su artículo 2, el Convenio establece que:
"El ámbito de aplicación del presente Convenio queda limitado a las siguientes regiones y modalidades de tráfico:
a) Con características de tráfico fronterizo o de corta distancia: El tránsito que vehículos de pasajeros o de carga de uno de los países efectúen en el territorio del otro, a efectos de atender las necesidades de dos provincias colindantes o de dos localidades de una misma provincia de su país.
Este tránsito se refiere a las provincias chilenas de Chiloé, Aysen y Magallanes, siempre que no se utilice la ruta nacional argentina N 3, y a la Provincia de Santa Cruz y Territorio Nacional de Tierra del Fuego de la República Argentina".
Pero como en el caso del Acuerdo de Transporte Internacional Terrestre, este Convenio también salva la vigencia del orden jurídico del país transitado. En efecto, el artículo 7 del mismo sostiene que: "Las Partes Contratantes podrán impedir el tránsito por su territorio, cuando no se hayan cumplido los requisitos sobre seguridad nacional, aduana, migración, sanidad, o cualquier otro que afecte sus intereses". Mientras que el artículo 9 del Convenio establece que: "Cada Parte Contratante en su territorio aplicará a los transportistas habilitados por la otra Parte, las mismas disposiciones legales y reglamentarias que rigen para los transportistas de su propia jurisdicción, en todo aquello que no se encuentre regulado especialmente en el presente Convenio".
Así pues, habiendo detallado las normas internacionales vigentes que para nuestro Proyecto son esenciales destacar, debemos ahora especificar cuáles son los aspectos jurídicos y la normativa de nuestra legislación que se debe aplicar dentro del marco de dichos convenios, en especial en lo que respecta al exceso de peso en los vehículos que provocan deterioros en nuestra infraestructura vial.
El Transporte Automotor de Cargas está legislado en la Ley Nº 24.653, sancionada el 5 de Junio 5 de 1996 y promulgada de hecho el 12 de Julio de ese año. En su artículo 3, la Ley establece su jurisdicción en los siguientes términos:
"La presente ley se aplica a todo traslado de bienes en automotor y a las actividades conexas con el servicio de transporte, desarrollado en el ámbito del Estado Nacional, que incluye:
a) El de carácter interjurisdiccional. Entendiéndose por tal:
1. - El efectuado entre las provincias y con la Capital Federal;
2. - El realizado en o entre puertos y aeropuertos nacionales, con una provincia o la Capital Federal.
b) El de carácter internacional, que comprende:
1. - El realizado entre la República Argentina y otro país;
2. - El efectuado entre otros países, en tránsito por éste.
Queda exceptuada la aplicación de aquella normativa cuyos aspectos estén regulados en Convenios Internacionales sobre la materia".
Con respecto al régimen de infracciones y sanciones, la Ley 24.653 estipula, en el artículo 11, lo siguiente:
"Quienes efectúen transportes de carga por carretera, sin cumplir con los requisitos exigidos por la presente ley su reglamentación, serán pasibles de las siguientes penalidades:
a) Multa, que se gradúa en Unidades de Sanción Económica, cada una de las cuales equivale al precio de cien litros de gasoil. Se convierten a su equivalente en moneda corriente en el momento de pago. El máximo es de mil unidades por falta y de cinco mil en caso de concurso o reincidencia;
b) Suspensión temporal del permiso, como accesoria, cuyos períodos se ampliarán con el aumento de las reincidencias;
c) Cancelación definitiva del permiso, como principal o accesoria.
La tipificación de las infracciones y la graduación de las sanciones se establecen en la reglamentación de esta ley".
Además, es importante destacar que esta Ley incluye un criterio de corresponsabilidad en cuanto a las infracciones. En efecto, el artículo 12 señala que: "El transportista es el responsable de las infracciones al presente régimen, pero el dador o tomador de cargas son solidarios, en tanto tengan vinculación con el hecho, en los casos del artículo 7 y por falencia o carencia de la documentación obligatoria sobre la carga".
Esta Ley de Transporte Automotor de Cargas Nº 24.653 ha sido reglamentada por el Decreto 1035 del 14 de Junio de 2002 (Boletín Oficial del 19 de Junio de 2002). En su artículo 21, el Decreto establece lo siguiente:
"La realización de transporte de cargas local dentro del territorio de la REPUBLICA ARGENTINA, efectuado por un transportista extranjero, será penado conforme lo estipula el Acuerdo de Transporte Internacional Terrestre, aprobado por Resolución N. 263 de fecha 16 de noviembre de 1990 de la ex - SUBSECRETARIA DE TRANSPORTE del ex - MINISTERIO DE OBRAS Y SERVICIOS PUBLICOS y su Régimen de Penalidades aprobado por Disposición N. 242 de fecha 9 de mayo del año 1997 de la ex - SUBSECRETARIA DE TRANSPORTE METROPOLITANO Y DE LARGA DISTANCIA dependiente de la ex - SECRETARIA DE OBRAS PUBLICAS Y TRANSPORTE del ex - MINISTERIO DE ECONOMIA Y OBRAS Y SERVICIOS PUBLICOS. En caso de denuncia o pérdida de vigencia de dichos Acuerdos, se aplicarán iguales penalidades a las allí establecidas en carácter de normativa nacional.
Asimismo el dador o tomador de la carga será solidariamente responsable por las multas que en tal caso se impongan.
La Autoridad de Aplicación podrá disponer la inmovilización del vehículo con carácter preventivo, hasta tanto se concluyan los procedimientos sumariales respectivos, y sea satisfecho el monto de la multa impuesta.
A los efectos de lo establecido en el presente artículo, se considerará como regla interpretativa, que la carga local se encuentra en situación de ser sujeta a Transporte Internacional Terrestre cuando, al iniciarse el transporte, el mismo sea amparado por un contrato de transporte internacional, donde conste el origen y destino de la carga, siempre que no se efectúen transbordos y el transporte continúe en el mismo vehículo. En esos casos, la mercadería transportada deberá poseer desde el inicio del transporte las condiciones intrínsecas y físicas de embalaje, permisos y/o certificaciones técnicas o sanitarias, exigidas para ser exportada al país de destino.
En cuanto a la carga de origen extranjero, el transporte internacional deberá concluir en el lugar de destino contratado al inicio del transporte por el dador de la carga, tomándose para ello especialmente en cuenta el contenido del Manifiesto Internacional de Cargas o Carta de Porte Internacional, así como toda otra documentación o acreditación exigible por la normativa vigente".
No obstante, en lo que respecta al exceso de peso de los vehículos de transporte automotor de cargas, el artículo 28 del Decreto nos remite a la Ley de Tránsito, pero estipula que: "Cuando el transporte de cargas se realice con vehículos cuyo peso máximo y dimensiones se encuentren excedidos de acuerdo a lo establecido por la normativa vigente, o sin el permiso que lo habilite para ello, será sancionado conforme lo establecido en la Ley N. 24.449 y su reglamentación. El dador de carga será solidariamente responsable. La Autoridad de Aplicación podrá delegar las funciones de fiscalización y control del régimen del presente artículo".
Arribamos así a la Ley de Tránsito y Seguridad Vial Nº 24.449, que en su artículo 1 establece que: "La presente ley y sus normas reglamentarias regulan el uso de la vía pública, y son de aplicación a la circulación de personas, animales y vehículos terrestres en la vía pública, y a las actividades vinculadas con el transporte, los vehículos, las personas, las concesiones viales, la estructura vial y el medio ambiente, en cuanto fueren con causa del tránsito. Quedan excluidos los ferrocarriles. Será ámbito de aplicación la jurisdicción federal. Podrán adherir a la presente ley los gobiernos provinciales y municipales".
Con respecto a los convenios internacionales, el artículo 4 de la Ley de Tránsito estipula que: "Las convenciones internacionales sobre tránsito vigentes en la República, son aplicables a los vehículos matriculados en el extranjero en circulación por el territorio nacional, y a las demás circunstancias que contemplen, sin perjuicio de la aplicación de la presente en los temas no considerados por tales convenciones".
En el caso específico de la cuestión de los pesos y dimensiones, el artículo 53 establece los siguiente:
"Los propietarios de vehículos del servicio de transporte de pasajeros y carga, deben tener organizado el mismo de modo que:
a) Los vehículos circulen en condiciones adecuadas de seguridad, siendo responsables de su cumplimiento, no obstante la obligación que pueda tener el conductor de comunicarles las anomalías que detecte;
b) No deban utilizar unidades con mayor antiguedad que la siguiente, salvo que se ajusten a las limitaciones de uso, tipo y cantidad de carga, velocidad y otras que se les fije en el reglamento y en la revisión técnica periódica:
1. De diez años para los de sustancias peligrosas y pasajeros;
2. De veinte años para los de carga.
La autoridad competente del transporte puede establecer términos menores en función de la calidad de servicio que requiera;
c) Sin perjuicio de un diseño armónico con los fines de esta ley, excepto aquellos a que se refiere el artículo 56 en su inciso e), los vehículos y su carga no deben superar las siguientes dimensiones máximas:
1. ANCHO: dos metros con sesenta centímetros.
2. ALTO: cuatro metros con diez centímetros.
3. LARGO:
3.1. Camión simple: 13 mts. con 20 cmts.;
3.2. Camión con acoplado: 20 mts.;
3.3. Camión y ómnibus articulado: 18 mts.;
3.4. Unidad tractora con semirremolque (articulado) y acoplado: 20 mts. con 50 ctms.;
3.5. Omnibus: 14 mts. En urbanos el límite puede ser menor en función de la tradición normativa y características de la zona a la que están afectados;
d) Los vehículos y su carga no transmitan a la calzada un peso mayor al indicado en los siguientes casos:
1. Por eje simple:
1.1. Con ruedas individuales: 6 toneladas;
1.2. Con rodado doble: 10,5 toneladas;
2. Por conjunto (tándem) doble de ejes:
2.1. Con ruedas individuales: 10 toneladas;
2.2. Ambos con rodado doble: 18 toneladas;
3. Por conjunto (tándem) triple de ejes con rodado doble: 25,5 toneladas;
4. En total para una formación normal de vehículos: 45 toneladas
5. Para camión acoplado o acoplado considerados individualmente: 30 toneladas.
La reglamentación define los límites intermedios de diversas combinaciones de ruedas, las dimensiones del tándem, las tolerancias, el uso de ruedas superanchas, las excepciones y restricciones para los vehículos especiales de transporte de otros vehículos sobre sí; (...)"
En materia de exceso de carga, el artículo 57 de la Ley de Tránsito establece responsabilidades y ciertas normas de procedimiento, a saber: "Es responsabilidad del transportista la distribución o descarga fuera de la vía pública, y bajo su exclusiva responsabilidad, de la carga que exceda las dimensiones o peso máximo permitidos. Cuando una carga excepcional no pueda ser transportada en otra forma o por otro medio, la autoridad jurisdiccional competente, con intervención de la responsable de la estructura vial, si juzga aceptable el tránsito del modo solicitado, otorgará un permiso especial para exceder los pesos y dimensiones máximos permitidos, lo cual no exime de responsabilidad por los daños que se causen ni del pago compensatorio por disminución de la vida útil de la vía podrá delegarse a una entidad federal o nacional el otorgamiento de permisos. El transportista responde por el daño que ocasione a la vía pública como consecuencia de la extralimitación en el peso o dimensiones de su vehículo. También el cargador y todo el que
intervenga en la contratación o prestación del servicio, responden solidariamente por multas y daños. El receptor de cargas debe facilitar a la autoridad competente los medios y constancias que disponga, caso contrario incurre en infracción".
Finalmente, esta Ley considera al exceso de carga como falta grave. En efecto, el inciso l) del artículo 77 dice: "Constituyen faltas graves las siguientes: (...) l) Las que, por excederse en el peso, provoquen una reducción en la vida útil de la estructura vial".
Finalmente, debe destacarse que la Ley de Tránsito ha sido reglamentada por el Decreto 779 de fecha 20 de Noviembre de 1995 (Boletín Oficial del 29 de Noviembre de 1995). Con respecto al exceso de carga, el Decreto establecía en su artículo 57 lo siguiente (luego modificado):
"Los vehículos que circulen con pesos y dimensiones que superen los máximos admitidos, serán retenidos hasta tanto se reacomode la carga o se descargue el exceso.
En los casos que se detecte un exceso de peso, la autoridad competente queda facultada a percibir en compensación por el deterioro ocasionado por dicho exceso, el importe equivalente a los litros de Nafta Especial, (Automóvil Club Argentino Central), que figura en la siguiente tabla (...).
Los excesos de carga serán transferidos a otros vehículos, o descargados en los lugares que indique la autoridad competente. La mercadería descargada deberá ser retirada por el transportista o responsable de la carga dentro de los plazos que a tal fin establezca dicha autoridad. Al efecto, se hará constar en el Acta, el plazo de vencimiento del depósito atento a la condición de la mercadería: perecedera o imperecedera.
Cuando se compruebe un exceso de peso, la autoridad competente labrará un Acta con la constancia del pesaje indicado por la balanza autorizada. Dicha Acta será rubricada por el conductor del vehículo en infracción. En caso de negativa a reconocer el exceso de carga, se dejará constancia de dicha circunstancia en la citada Acta.
En los casos en que la mercadería se encontrara precintada por la autoridad aduanera, y siempre y cuando los excesos de carga no superen los pesos máximos establecidos para el vehículo o combinación de acuerdo a la configuración del mismo, se procederá a labrar el Acta correspondiente permitiendo su circulación sin necesidad de reacomodar la carga.
En ningún caso la autoridad competente podrá interrumpir la circulación de los vehículos más allá del tiempo necesario para reacomodar o descargar el exceso de peso registrado y confeccionar el Acta.
El canon por los daños a obras de arte, señalización o cualquier otro elemento componente de las rutas o su equipamiento que sean dañados por la circulación de vehículos fuera de norma, será establecido y actualizado con criterio uniforme para todo el país.
El pago del canon no exime al transgresor de la aplicación de la multa que correspondiere ni de reacomodar o descargar el exceso.
Las fuerzas de seguridad y policiales deben prestar auxilio al efecto del cumplimiento de lo dispuesto en este Artículo".
En suma, considero que se hace necesario una correcta aplicación de las disposiciones establecidas en los artículos 53, 57 y 77 de la Ley de Tránsito Nº 24.449 y el artículo 11 de la Ley de Transporte Automotor de Cargas Nº 24.653, a los vehículos de transporte internacional terrestre de cargas en tránsito por nuestro país, sin perjuicio de los convenios internacionales firmados en la materia.
Los sucesos que tomaron lugar a principios de este año 2006, por la caída del puente que atraviesa el Río Seco, en la Ruta Nacional 34, en Salta, dejó incomunicadas a 100.000 personas en varias localidades del norte argentino, los caminos alternativos habían sido descuidados, y por lo tanto estaban en condiciones lamentables e intransitables.
Por otra parte, resulta expuesto a simple vista el gran perjuicio que ocasionan a nuestra infraestructura vial los vehículos que, nacionales o internacionales, producen deterioros por el exceso o sobrepeso en su carga. Estas situaciones ejemplifican en forma clara y contundente, las razones por las cuales se le debe dar máxima importancia a este tema.
Por todo lo expuesto, solicito a mis pares que me acompañen con al aprobación del presente Proyecto de Resolución.
Proyecto
Firmantes
Firmante Distrito Bloque
DE BERNARDI, EDUARDO CHUBUT FRENTE PARA LA VICTORIA - PJ
Giro a comisiones en Diputados
Comisión
TRANSPORTES (Primera Competencia)
Trámite en comisión(Cámara de Diputados)
Fecha Movimiento Resultado
13/11/2007 DICTAMEN Aprobado por unanimidad con modificaciones
Dictamen
29/11/2007
Cámara Dictamen Texto Fecha
Diputados Orden del Dia 3320/2007 CON MODIFICACIONES; LA COMISION ACONSEJA APROBAR UN PROYECTO DE DECLARACION 29/11/2007
Trámite
Cámara Movimiento Fecha Resultado
Diputados MOCION SOBRE TABLAS (AFIRMATIVA)
Diputados CONSIDERACION Y APROBACION APROBADO